Por 26 noviembre, 2013 0 Comentarios Leer más →

Reseña: Hollywood revelado, de Varios Autores

Ficha tecnica Hollywood revelado

Sinopsis

Hollywood revelado pone el foco de atención en la obra cinematográfica de diez brillantes, sólidos y solventes directores del cine norteamericano que para una parte de la crítica, así como para muchos buenos aficionados, permanecen en la penumbra, minusvalorados, olvidados o sencillamente ignorados.

Compuesto en forma de trilogía, este primer volumen examina el trabajo y la particular aportación al arte cinematográfico de los cineastas John Cromwell, W. S. Van Dyke, Clarence Brown, Frank Borzage, Rouben Mamoulian, Mitchell Leisen, Gordon Douglas, Robert Wise, Robert Mulligan y Arthur Penn, mediante ensayos en los que, además de revelar el auténtico carácter y valor de estos realizadores, permiten al lector descubrir luminosas observaciones sobre los principales rasgos y jalones del cine clásico norteamericano.

Primeras Líneas

“Durante las primeras etapas de la historia del cine, y hasta bien entrado el siglo XX, los directores de las películas apenas eran conocidos por el gran público. Los primitivos films llevaban la marca identificativa de la compañía que montaba el espectáculo, por entonces poco más el simple pasatiempo de contemplar fotografías en movimiento o “animadas”, un entretenimiento equiparable a la función de teatrillos, los peepshows, el café-concierto, el espectáculo de feria. Eran los tiempos de la prehistoria del cinematógrafo, de los pioneros hermanos Lumière, Pathé Fréres, Edison & Cia, ocurriesen los extraordinarios hechos en París o en Nueva York.”

Valoración personal, por Gonzalo Muro

Hollywood revelado (Editorial Ártica) es una obra escrita a cinco manos encargadas cada una de ellas de dos capítulos dedicados a diez directores poco conocidos o, en algún caso, del que poco se conoce (nótese el matiz).

La coordinación de la obra (así como la introducción y dos capítulos de la misma) corre a cuenta de Fernando R. Genovés, quien desde su Cinema Genovés, renueva cartelera cada lunes trayendo al presente títulos que merecen no ser olvidados.

Los cuatro restantes autores (Josep Carles Laínez, Hilario J. Rodríguez, Carlos Tejeda y Enrique S. Tenreiro) comparten con Genovés su pasión por el cine y la vocación divulgadora, tanto a través de medios escritos como de Internet.

Visto el percal, el lector puede temer encontrarse ante una obra en la que se ensalza a remotos personajes, probablemente de la época del cine silente o de los que apenas se conserven unos retazos de una película perdida, probablemente desconocida hasta el feliz hallazgo de unos rollos en un pajar de Colorado. No. Para esto ya hay otros libros que alimenten el ego del perfecto esnob cinéfilo.

hollywood signHollywood revelado no recurre a lo desconocido, sino a aquello que merece ser mejor conocido. Tranquilizará al lector saber que entre las obras de los diez directores aquí tratados, se encuentran películas tan conocidas como Sonrisas y Lágrimas o Bonnie and Clyde, entre otras. Pero muchas veces, el éxito de una única película borra hasta el olvido el resto de la obra, sumiendo al autor en un limbo del que ser redimido.

Sin abandonar aún el título, Hollywood revelado no nos habla tan solo de estos diez directores sino que ofrece un fresco panorámico sobre ese paraíso artificial cuyo nombre es sinónimo de cine.

Asistiremos así al nacimiento de una industria que pronto pasará a convertirse en una de las primeras del país y en la que los verdaderos protagonistas serán los estudios, capaces de ofrecer al público una creciente espectacularidad en decorados, vestuarios o coreografías en una trepidante competición en la que, sorprendentemente, los directores no eran más que los contratados destinados a poner un poco de orden y dotar de coherencia al trabajo de actores  guionistas.

No es extraño que los primeros directores llegasen del mundo de la industria y fueran ingenieros o tuvieran formación técnica. Los grandes estudios producían películas en serie y el método a aplicar en la gestión era similar al de cualquier cadena de producción. Los directores eran un eslabón más y, si gozaban de la confianza de sus patronos y de cierto éxito comercial, encadenaban varias películas el mismo año, saltando de un género a otro con plena naturalidad.

hollywoodPronto llegará un tiempo en el que esa versatilidad será denunciada como ausencia de estilo y en el que la fidelidad a un estudio que facilita los medios para continuar creando será vista como un seguidismo impropio de la grandeza de la dirección.

Y es que la tradición europea (donde la falta de presupuesto no permitía la existencia de grandes estudios) comenzó a girar en torno a algunos creadores que plasmaban su visión en las películas dotándolas de una impronta característica convirtiéndose en verdaderas estrellas. Uno no ve una película protagonizada por Jean-Pierre Léaud sino dirigida por François Truffaut. El cine comenzó a dejar de ser entretenimiento para convertirse en el medio de expresión del director que asumía un papel que no tenía en Hollywood. Esta visión será asimilada por la crítica, certificando la defunción de los artesanos del cine, de esos directores habituados a resolver problemas, ajustarse a los plazos y no rendirse por no conseguir a las estrellas adecuadas para un guión de encargo.

Es hora de dejar constancia de la lista de estos directores en la sombra. John Cromwell, W.S. Van Dyke, Clarence Brown, Frank Borzage, Rouben Mamoulian, Mitchell Leisen, Gordon Douglas o Robert Wise.

Pero los tiempos cambian y a finales de los años cincuenta comienza a llegar una nueva hornada de directores con un nuevo enfoque. Para ellos, el cine ya está inventado, es un lenguaje consolidado que conocen al dedillo y aportan la frescura e inmediatez de la televisión, un medio en el que muchos ya han hecho carrera.

Directores como Robert Mulligan, siempre unido a Matar un ruiseñor, que indagará sobre el mundo de la infancia y el proceso de maduración y Arthur Penn, responsable de la archiconocida Bonnie and Clyde, con una predilección por protagonistas que muestran su rechazo a la sociedad que les rodea y juzga, un enfrentamiento destructivo fruto siempre de algún trauma o desarreglo en la niñez. Niños que querrán seguir siéndolo por siempre, pese a quien pese (normalmente, ellos mismos).

mulligan

Robert Mulligan, rodando una de sus películas

Nótese que comenzamos hablando de directores con oficio, sin temas propios y, según avanzamos en las biografías comienza a hacerse notar esa idea que persigue al director en diversos filmes hasta convertirla (discúlpese la simplificación) en el eje central de su obra.

Al igual que cada director tiene su propio estilo, los cinco autores de este libro tienen el suyo propio. Más aún, en este caso no ha existido pretensión de uniformidad. No sólo hay diferencias en cuanto al estilo literario, sino respecto al enfoque empleado. En algunos casos, los capítulos se centran más en la obra de un autor en su conjunto, en otros, se detallan algunas películas capitales con precisión y celo. Sí se aprecia un intento de no conceder excesiva relevancia a los aspectos biográficos, salvo cuando aportan luz al estudio de la obra, siguiendo así el bíblico precepto “por sus obras les conoceréis”.

Porque ésta es la gran lección de Hollywood revelado. No se trata, que también, de conocer la obra de unos directores que merecen un reconocimiento, se trata del modo en que nos aproximamos a ella, el modo en que somos capaces de enjuiciar más allá de las convenciones al uso, según nuestro propio gusto y criterio. Porque, qué duda cabe, ese gusto debe educarse y formarse, principalmente a través del visionado del mejor cine, pero también a través de la reflexión de quienes ya han recorrido ese camino y vuelven de este viaje prestos a revelarnos cuanto han visto.

Resumiendo
  • Perfecto para: amantes del buen cine, con ganas de aprender y descubrir directores fundamentales para entender la historia del cine pero que han quedado postergados por diversos motivos.
  • Lo mejor:  el profundo conocimiento de los autores y la pasión que saben transmitir y contagiar.
  • Lo peor: una vez picado el anzuelo de la curiosidad no siempre resulta fácil localizar las películas comentadas.
Sobre los autores

autoresLos autores del libro Hollywood revelado son Enrique S. Tenreiro (arriba izquierda), Hilario J. Rodríguez (arriba derecha), Carlos Tejeda (abajo izquierda), Josep Carles Laínez (abajo derecha), y Fernando R. Genovés (derecha), que además es el coordinador del proyecto. A continuación puedes conocer más información sobre ellos:

Enrique S. Tenreiro 

Licenciado en Derecho y fotógrafo. Desde el año 2009 mantiene el blog Yo confieso, dedicado al cine, la fotografía, la moda y las artes plásticas.

Hilario J. Rodríguez

Filólogo por duplicado, ha sido profesor  de varios idiomas. Colabora con revistas y periódicos, y es autor de una extensa obra que abarca la narrativa y el ensayo.

Fernando R. Genovés

Coordinador del libro Hollywood revelado. Es escritor, ensayista y crítico literario y cinematográfico. Es Doctor en Filosofía, y ganador del Premio Juan Gil-Albert de Ensayo en 1999. Es autor de numerosos artículos en revistas especializadas, ha publicado siete libros de ensayo y colaborado en otros proyectos relacionados con el cine y la literatura.

Carlos Tejeda

Doctor en Bellas Artes por la UCM y profesor universitario. Autor de varios libros relacionados con el mundo del cine y el arte en general.

Josep Carles Laínez

Lingüista y escritor. Ha  recibido distintos premios literarios y ha sido profesor y conferenciante en diversas universidades e instituciones de Europa, Asia y América.

The following two tabs change content below.
avatar
Colaborador en la sección de Reseñas de la Revista Nuevas Letras. Ha publicado relatos en diversas antologías colectivas, y administra el espacio de reseñas literarias Confieso que he leído.
avatar

Latest posts by Gonzalo Muro (see all)

Deja un comentario