Por 15 noviembre, 2013 1 Comentario Leer más →

Cuando escribir se convierte en un oficio de alto riesgo

day-of-the-imprisoned-writer

Cada año miles de personas son perseguidas por poner su pluma al servicio de su conciencia y manifestar sus opiniones o escribir en contra de Gobiernos u organizaciones criminales de todo el mundo.  Desde 1981 la asociación de escritores PEN Club Internacional pone el foco en varios casos que sirven para ilustrar la situación global de la libertad de expresión. Autores de Honduras, Turquía, Irán, Liberia y China son los protagonistas de la lista negra de 2013.

“¿Es Dios algo por lo que vivir o morir, o algo por lo que matar como un animal?”, “Soy ateo y estoy orgullosos de poder decirlo de una forma tan cómoda”, son algunos de los mensajes que el escritor y músico turco Fazil Say lanzó en Twitter en abril de 2012 y por los que fue condenado a 10 meses de prisión acusado “difamación religiosa”. Entre ellos figura un verso del poeta persa Omar Jayyam: “Decís que correrán ríos de vino, ¿es el paraíso un bar? Decís que todo fiel tendrá dos huríes (vírgenes), ¿es el paraíso un burdel?”.

Nombrado embajador del diálogo intercultural por la Unión Europea en 2008, Fazil Say declaró al conocer la noticia que “es difícil creer que esto se haya convertido en un caso judicial”. Como diversas organizaciones no gubernamentales han señalado es algo contrario a los derechos humanos universales y a la ley, y, además, “es triste para la imagen de Turquía”, un país que ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Convenio Europeo de Derechos Humanos, cuyos artículos 19 y 10, respectivamente, recuerdan que toda persona tiene derecho a expresarse libremente.

Prisoner+in+jail+cell+prisonSin ser este un caso aislado, resulta alarmante el uso que el Gobierno turco hace del artículo 301 del Código Penal con el fin de procesar a periodistas, defensores de los derechos humanos y cualquier miembro de la sociedad civil que exprese opiniones discrepantes. En base a un supuesto agravio a la identidad nacional turca, a la república y a los fundamentos e instituciones del Estado es posible censurar cualquier tipo de opinión crítica.

Cada 15 de noviembre se celebra el Día del Escritor Encarcelado, una jornada que desde su creación en 1981 por la asociación mundial de escritores PEN Club Internacional, está destinada a reconocer a aquellos que como Fazil Say se resisten a quedarse callados y luchan por su derecho a expresarse. Estos son los otros cuatro casos que han sido destacados este año:

  • La académica, escritora y activista iraní Zahra Rahnavard. Autora de más de 15 libros, ha permanecido bajo arresto domiciliario no oficial en Teherán desde febrero de 2011 junto a su marido, el líder reformista Mir-Hossein Mousavi. Firme defensora del hijab y la cultura islámica, sirvió como rectora de la Universidad Alzahra durante el periodo 1998-2006, convirtiéndose en la primera mujer canciller de una universidad desde la Revolución de 1979. La llegada al poder de la nueva administración de Hassan Rouhani el pasado mes de junio hace pensar que se están dando pasos para su próxima puesta en libertad.
  • La hondureña Dina Meza, defensora de derechos humanos y periodista, ha sido víctima de hostigamiento y amenazas desde 2006. Al menos 28 periodistas han sido asesinados en Honduras desde el golpe de Estado que derrocó al ex presidente José Manuel Zelaya, mientras que muchos más han sido objeto de amenazas. Muy pocos de estos crímenes son investigados y la impunidad en el país es la norma.
  • El fundador de la galardonada web Front Page Africa, Rodney Sieh, es otro de los nombres que aparece en la lista de este 2013. Fue encarcelado por el Tribunal Supremo de Liberia tras ser condenado a pagar a un ministro del gobierno 1,5 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios por difamación. El juez ordenó el cierre del periódico y la detención de Sieh tras ser incapaz de hacer frente al pago de la multa, la cual asciende a más de 30 veces el presupuesto anual de funcionamiento del periódico.

Imprisoned

En un mundo donde las nuevas tecnologías hacen desaparecer las barreras físicas de la comunicación permitiendo la difusión de contenidos a escala global, dando voz a un número de personas cada vez mayor e incluso fomentando el intercambio de ideas y el debate, casos como el de estas siete personas recuerdan que la censura sigue presente.

“Definitivamente ha habido avances concretos, hay que reconocerlo. Pero ahora las tecnologías de la información y la comunicación presentan nuevos retos (…). Aunque los nuevos medios tecnológicos son neutrales, depende de la manera en la que se utilicen. Es importante estar muy atentos a los intentos de regulación injustificada del ciberespacio y las telecomunicaciones en general”, asegura Ricardo González, del Programa global de protección de la organización mexicana Artículo 19.

Da cuenta de que cada región en este momento está enfrentando serios desafíos al respecto. En el caso de México la violencia es implacable: al menos 80 periodistas, escritores y blogueros han sido asesinados en los últimos 12 años. Entre enero y agosto de 2012, ocho periodistas de medios impresos fueron ejecutados, convirtiéndolo en el segundo país más peligroso del mundo para ser escritor o periodista. A México le siguen Honduras y Brasil, según cifras de PEN Internacional.

Nadie está a salvo de las críticas. Tampoco países como EEUU o Reino Unido, donde tienen a personas detenidas por difundir información. Si bien el número de asesinatos es un indicador tremendamente alarmante, para González, no es más que la “punta del iceberg”. “Los mecanismos de control y censura se han ido sofisticando a través del tiempo. Hay países donde ya no es tan común que maten periodistas, pero eso no quiere decir que haya mejorado la situación. Son indicadores de que más bien está ganando la autocensura”, precisa.

The following two tabs change content below.
avatar
Fue colaboradora en las secciones de Reportajes y Entrevistas de la Revista Nuevas Letras. Licenciada en Periodismo, ha trabajado en varios medios de comunicación. Desde 2011 escribe A la sombra de un maguey, un blog de crónicas periodísticas.
Publicado en: REPORTAJES

1 Comentario en "Cuando escribir se convierte en un oficio de alto riesgo"

Trackback | Comments RSS Feed

  1. Es terrible que hoy en día la libertad de expresión siga entrañando tanto miedo y peligro.

Deja un comentario