¿El fin de la originalidad en las portadas?

cuadro habitacion hotelLas cubiertas de los libros forman parte de su identidad. Una parte esencial de la misma, pues suponen en muchos casos el primer contacto entre el lector y una obra antes incluso de saber su título o el argumento de la narración. Deberían ser un elemento único y diferenciador para cada obra, ya que ofrecen una imagen previa de la historia que se esconde tras el grafismo exterior.

Son muchas las personas que deambulan entre los pasillos de una librería ojeando las portadas y escogiendo, entre ellas, las que más atraen su atención. Este efecto incluso se acrecenta en los entornos digitales, donde la portada supone el principal foco de atracción de una obra, junto con el título, el autor y el género de la misma. Es por ello que editores y diseñadores han otorgado a las cubiertas de los libros esa importancia vital, pues pueden influir enormemente en la decisión que toman muchos lectores a la hora de escoger su próximo libro.

En la búsqueda de esa portada perfecta que despierte el interés del lector y sea capaz de provocar el amor a primera vista entre un relato y su destinatario, las cubiertas de los libros han atravesado diversas fases y se han generado diseños de lo más variado hasta llegar a la situación actual, en la que la originalidad y la novedad resultan un auténtico desafío para sus diseñadores.

Tanto es así que muchos autores y editoriales han empezado a copiar las portadas de otras obras anteriores o, simplemente, utilizan las mismas imágenes para ilustrar títulos diferentes. Uno de los casos más recientes lo protagonizó Stephenie Meyer, la conocida autora de la saga Crepúsculo, que para su último libro, The Host, utilizó la misma fotografía que ilustra la portada del libro De deproeving, del escritor holandés Tess Franke.de beproeving - the hostOtro caso similar es el de After Dark (Tusquets, 2008) de Haruki Murakami, One night (2010) de Lauren Barnholdt, y Afterparty (prevista para enero de 2014) de Ann Redisch Stampler, que usan la misma fotografía para la portada. Este es un fenómeno que, lamentablemente, se está extendido dentro del mundo editorial. Ya sea por la ingente cantidad de títulos que copan las librerías, por la escasez de imaginación de creativos y diseñadores o por la falta de cuidados y atenciones por parte de las editoriales y los autores a un elemento tan importante como la portada del libro, la realidad es que cada vez las cubiertas son menos originales y más similares entre ellas.

after dark - portadasUn escalón por debajo de los casos anteriores se encuentran las portadas que comparten un mismo motivo principal, pero con unas mínimas diferencias para que el plagio no resulte tan evidente. Un ejemplo famoso es el del segundo título de las Crónicas vampíricas de L. J. Smith, Conflicto, que vio cómo la imagen de la pluma con la gota de sangre aparecía años más tarde en la portada del libro Haunted, de Kelley Armstrong.

cronicas vampiricas - hauntedLa misma situación se da entre dos títulos más recientes, en los que tanto Espasa como Booket han optado por convertir unos gemelos en protagonistas de las portadas de los libros No te escondo nada de Silvia Day, y Treinta noches con Olivia, de Noe Casado. Ya sea conformismo o falta de creatividad, el resultado es demasiado similar.no te escondo nada - treinta nochesOtra tendencia muy explotada por diseñadores y portadistas es la de utilizar una pintura o fotografía para ilustrar el tema central de un libro. Este recurso artístico puede llegar a provocar, sin embargo, la repetición de una misma imagen en una gran cantidad de portadas. Por ejemplo, el tema de la soledad es ilustrado con el cuadro “Habitación de hotel”, de Edward Hopper en multitud de cubiertas, tanto de libros en castellano como en otros idiomas. Prueba de ello es la primera imagen que ilustra este texto, en la que se han recogido unas cuantas portadas de títulos en español para que sirvan de ejemplo.

Sin embargo, y dejando aún una puerta abierta a la esperanza, a día de hoy todavía es posible (y resulta ciertamente reconfortante) encontrarse con libros cuyas cubiertas son, en el mejor sentido de la palabra, auténticas obras de arte. Portadas que contradicen los malos augurios en el sector del diseño editorial y cuyos creadores demuestran un tremendo ingenio. Mención especial merecen en este aspecto algunas editoriales independientes, que realizan un auténtico esfuerzo por forjarse una imagen propia a base de apostar por la creatividad y diseños interesantes en las cubiertas de sus títulos.

The following two tabs change content below.
avatar
Editor y administrador de la Revista Nuevas Letras, estudió Periodismo y trabajó en la Unidad de Documentación, Archivo y Registro de la UMH. Viajero apasionado, lector crítico, y amante del periodismo, el diseño y la comunicación.
Publicado en: ARTÍCULOS, LIBROS

17 Comentarios en "¿El fin de la originalidad en las portadas?"

Trackback | Comments RSS Feed

Inbound Links

  1. Leer para cambiar de piel | Atonement | 7 octubre, 2013
  2. 05 de diciembre del 13 | Hora a hora | 5 diciembre, 2013
  1. Excelente artículo Abraham y mejor documentación gráfica. He quedado anonadada con las portadas que utilizan “Habitación de hotel” ¿Acaso no hay otras obras de arte o fotografías que representen en mismo tema de esta pintura?

    • Hola Mariana. Gracias por el comentario, y la verdad es que sí se echa en falta un poco de variedad en las portadas. Hay cientos de pinturas y fotografías que podrían ilustrar el tema de la soledad, pero este cuadro en concreto parece ser uno de los preferidos para hacerlo. Y en este artículo sólo hemos sacado las portadas de libros en español, pero hay muchos más títulos en otros idiomas con esta misma imagen en la cubierta.

      Un saludo.

  2. avatar jose andres dice:

    Añadir la foto de portada de After Dark de Haruki Murakami en Tusquets, que es identica a las que figuran en el articulo con “One night” y “Afterparty”…

    • Buen apunte, José Andrés. No habíamos caído en la novela de Murakami, y es la edición más antigua de las tres. Gracias por el comentario -cualquier aportación es siempre bienvenida-, y ya hemos actualizado el artículo con la portada de After Dark.

      Un saludo.

  3. avatar Nadia dice:

    Hola Abraham, genial tu post. Acabo de llegar a él y me sorprendió especialmente porque justamente en julio publiqué un post sobre la misma temática y otros ejemplos. Por si quieres darle un vistazo: http://www.mejoratuworkflow.com/imagen-diseno-cubiertas-libros/
    Soy optimista frente a este tema y en especial cuanto más lo expongamos en todos los espacios posibles.
    Saludos y te sigo leyendo.
    Nadia

    • Hola Nadia, ya he visto tu post y también me ha parecido muy interesante. Realmente, lo de las portadas repetidas es una tendencia que empobrece un poco la estética del libro y deja un mal sabor de boca respecto al trabajo de diseño que se realiza en las cubiertas de estas obras.
      Quizá un toque de atención fuera necesario, pero muchas veces es precisamente esa semejanza visual la que se busca por parte de algunas editoriales para aprovechar el tirón de otras obras. No hay más que ver cuántos diseños similares a la saga ’50 sombras’ han surgido en el último año, por poner un ejemplo.

      Un saludo.

  4. avatar Rafael dice:

    Muy pero que muy bueno. Está claro que no todas las editoriales preguntan o atienden a las ideas de los escritores, ellos mejor que nadie para aportar la idea central sobre la que trabajar la portada. Así al menos lo hacemos nosotros. Lo dicho, muy bueno.

  5. avatar santiago dice:

    Hola Abraham, como bien mencionas en el medio independiente aun se apuesta por la esencia del libro plasmada en la tapa… los casos que tu mencionas son recurrentes sobre todo en las editoriales grandes, donde no gobiernan ni editores ni directores de arte sino el área de mercadotecnia… como diseñador me ha tocado proponer ideas y con los que siempre he tenido problemas es con las grandes porque hay un miedo a fallar terrible. No se si sea un tema de costos… de tiempos… siempre será preferible que el libro aunque sea una reedición, una traducción o una reimpresión, tenga una personalidad propia. Sin embargo hay otras grandes que marcan pauta, como la inglesa Penguin, la estadounidense Knopf, la mexicana Almadía… en fin casos interesantes. Saludos

  6. Hola Santiago, nos alegra contar con tu punto de vista como diseñador. He podido ver tus trabajos en la web Mano de Papel, y la verdad es que hay carteles y portadas geniales, originales y muy trabajadas. Es, precisamente, ese toque individual el que se echa en falta en algunas cubiertas. Como tú bien dices, hay casos de grandes editoriales que destacan por una constante reinvención y ofrecen portadas muy atractivas, pero estoy de acuerdo contigo en que es un error dejar en manos de un departamento comercial la creación artística propia de una portada. Lo ideal sería una conjunción de propuestas entre escritor, editorial y diseñador; y la fortuna es que aún hay muchos sellos que optan por esta fórmula y logran unos resultados maravillosos.

    Gracias, Santiago. Un saludo.

  7. avatar Glinwen dice:

    hace poco una amiga se topo con un “retrato de Dorian Gray” que en la portada tenía al frente un hombre joven de cabello negro, y al fondo ¡un autorretrato de Van Gogh!

  8. avatar Xeixa dice:

    No solo utilizan la misma imágen sino que ademas la destrozan. No hay ni un minimo de respeto en ninguna de las cubiertas por la imagen.

  9. Bueno, ahora ya podré seleccionar una portada creativa e interesante para mis próximos libros publicados. Considero que el título y la portada son como la envoltura de un regalo, entre más llamativa más vendible. Y ciertamente, yo he comprado libros solo porque me han gustado las portadas. Es increible lo que puede hacer una imagen.

  10. avatar ivan dice:

    genial, simplemente genial.

  11. avatar Marisa dice:

    Otro de los casos que muy frecuentemente ocurren, es el abuso del mismo archivo de los bancos de imágenes. Si bien estos bancos ofrecen imágenes de alta calidad a un precio muy bajo, puede suceder como en el caso que adjunto, que una portada pueda ser repetida hasta la saciedad. En este caso, el supuesto ahorro desemboca en dar una impresión de “saldo”
    http://img205.imagevenue.com/aAfkjfp01fo1i-18908/loc57/394092813_covers_122_57lo.jpg

  12. Tienes toda la razón con el tema de las portadas de libros. Hace dos meses he publicado un libro de poemas y en la editorial me querían encasquetar para la portada una plantilla similar a la de muchos otros, me pareció terrible y me negué en rotundo, a través de una colega artista conseguimos hacer una cubierta única e irrepetible, cosa que me resulta imprescindible en cualquier libro. Valoro mucho este artículo y aunque yo no venda jamás lo que venden las portadas repetidas me siento orgullosa de mi libro.
    Muchos besos Abraham y enhorabuena.
    Por cierto, por si quieres o alguien desea ver la portada de mi libro, se llama “Eróticos desvaríos”
    http://www.casadellibro.com/libro-eroticos-desvarios/9788499462776/2205867

Deja un comentario