Detrás de los libros: Sinfonía de silencios, de Lidia Herbada

Sinfonia de Silencios - Lidia HerbadaSinospsis:

Sinfonía de Silencios es una mirada al pasado, un flashback a los años 90, una historia de amor entre un pianista y su alumna, envuelto en el Nocturno Póstumo de Chopin, en sueños bañados en chocolate y Licor 43. Rebobina el cassette de tu adolescencia para recordar los años en los que soñamos, vagamos entre la niñez y la madurez, en la que recordar un primer beso, y el primer amor queda marcado en ti para siempre.

Primeras líneas

“Estoy en la azotea, allí donde nada se oye, donde el silencio se adueña del ruido. Silencio y pasado juegan a encontrarse. Sentado con los pies colgando, atrapo mi adolescencia. Dejo caer un zapato, este golpea cada ventana del edificio. Llega hasta el suelo. Un charco se hace mar para él. Así comenzó esta historia. Sin avisar.

En la vida el silencio es siempre el narrador: “Sin él me pierdo, con él me encuentro”.

Igual que Chopin encuentra su silencio en la sinfonía, nosotros encontramos el silencio en las relaciones.”

ficha tecnica sinfonia de silenciosDescubriendo Sinfonía de silencios

•Pregunta: ¿A qué tipo de público va dirigido?

Respuesta: A un público soñador, que le remueven las historias sensibles, amantes de la música y de la literatura. Es un libro que habla de aquella generación que escuchaba a Depeche Mode y bebía Licor 43 con chocolate, que rebobinaba las cintas de cassette con boli bic, habla de una historia de amor que germina en la adolescencia y como tal es universal y atemporal. En definitiva a un público nostálgico.

•P: ¿Cuáles son los ingredientes principales que componen la historia?

R: El hilo conductor es el Nocturno Póstumo de Chopin. Unirá a los dos protagonistas en una historia de amor inolvidable. Hay más protagonistas, pero aconsejo estar pendiente de un protagonista subliminal, oculto: el silencio. Es un libro que ofrece ingredientes tiernos, sensibles, humorísticos. Mi literatura tiene guiños al humor. Los que me conocieron con 39 cafés y un desayuno y Ácido Fólico me comentan, que sigue estando mi voz pero encubierta en poesía.

•P: ¿Qué crees que puede aportarle al lector?

R: Además de enganchar y entretener, creo que el escritor debe hacer una labor social, y evadirle del mundo. Va a aportarle algo importante. Que aunque lo lea en silencio, creerá que escucha música.

P:• ¿Cómo se te ocurrió la idea y cuánto tardaste en llevarla a cabo?

R: Tardé en llevarlo a cabo un año. Es un libro bien documentado. Lo trabajé con el concertista y pianista D. Antonio del Barco, hijo del director del conservatorio. No quería hacer un libro a la ligera donde hablara de música. Quería sentirla, aprender a tocar desde cero. Saber la posición de las manos, lo que se siente. Chopin era la guinda perfecta para unir a los protagonistas.

•P: Una vez terminada, ¿qué vino después? ¿Cómo salió adelante?

R: Firmé un contrato con una editorial, y un día recuerdo que, estando en el teatro viendo La Ratonera, me llegó un e-mail diciéndome que la editorial no podía hacer frente a los proyectos debido a la crisis. Fue un mazazo. Me sentí como el ratón que golpea la pared y no encuentra la salida. Así que quiero contar esto, porque cuando una historia es buena, llega, la vida te abre más puertas. Participó en el concurso del Premio Ateneo y quedó semifinalista. Y este año me presenté al Premio Speed Dating de Amazon, en su congreso nacional. La mesa se enamoró de la novela.

P: •¿Te ves reflejado en alguno de los personajes?

R: Un escritor tiene mucho de sus personajes, pero no tanto en las historias, sino en todas las fuentes de donde ha bebido para crear la obra.

•P: Hablemos del resultado. ¿Qué es lo que más te gusta? ¿Cambiarías algo?

R: Un escritor siempre es crítico con su obra, y le daría miles de vueltas y no terminaría jamás. Pero esta obra ha sido trabajada desde el corazón. Y eso no lo cambiaría.

P: ¿Por qué debería el lector hacerse con este libro?

R: Eso quizás no tendría que decirlo yo, aunque a veces nos sentimos comerciales de nuestras obras. Le diría que le dé una oportunidad, y si pasados dos capítulos no le engancha, lo deje. Sinfonía de Silencios va a hacer que tengas otra vez 16 años. No hay mejor razón.

 ¿Quién es Lidia Herbada?

LidiaSoy autora del blog El timing de una escritora, donde me gusta compartir mis vivencias de escritora o una simple noticia, dar un poco de juego y entretener al lector a través de un personaje inventado llamado Amelia Pickwick. Para mí, la escritura es una pasión, una forma de vida, y busco mi espejo a través del lector. Disfruto escribiendo, y he ganado diferentes premios en estos años, entre los que destaco el Premio Michelena por Abajo Los Cipotes (intertexto de Lísistrata) y Premio Barajas por Quiero ser Vicki Baum. Mi ópera prima fue 39 cafés y un desayuno. Tengo dos líneas de escrituras que convergen, la del surrealismo puro y la ironía, y la del lado más sentimental.

  • Para saber más sobre la autora y el libro, visita su Fan Page.
The following two tabs change content below.
avatar
Nuevas Letras es una revista digital especializada en literatura, edición y nuevas tecnologías, independiente y de carácter colaborativo, que se ocupa de analizar y desglosar los últimos avances en el mundo de las letras.
avatar

Latest posts by Revista Nuevas Letras (see all)

4 Comentarios en "Detrás de los libros: Sinfonía de silencios, de Lidia Herbada"

Trackback | Comments RSS Feed

  1. Tengo un problema: Me gustan las historias sensibles, la música y la literatura… ¡¡pero siempre he odiado el Licor 43!! De todas formas como he rebobinado muchas cintas con el bic y la parte de “oir” música leyendo el libro me atrae, tomo nota.

    Gracias y un saludo!

  2. avatar Lidia dice:

    Y si te lo imaginas que es Vodka Ana? 🙂 Muchas gracias chicos por la entrevista maravillosa que me habéis hecho y por compartir con vuestros seguidores Sinfonía de Silencios. Hay silencios que hablan. Un abrazo a todos

  3. hermosa entrevista!!! El libro lo leí en menos de cinco horas, es un libro tan sensible, tan hermoso y magico que te envuelve en la musica, en los viejos tiempos de juventud y te abraza con suavidad. Te aseguro que si lo empiezas lo devoras y lo volverás a leer… 🙂

Deja un comentario