Concursos literarios: una puerta de acceso al mundo editorial (2ª parte)

  • CONTINUACIÓN DEL REPORTAJE (Viene de la 1ª PARTE)

revistareplicante

Imagen: revistareplicante.com

Los Premios del Tren ‘Antonio Machado’ de poesía y cuento son “decanos de los concursos de cuentos en España”, como indica Juan Altares, y con sus más de 40 años de historia pueden presumir de “poder mantener un concurso de este nivel, con unos costes tan altos” con la actual situación de crisis. En estos tiempos de recortes, cierres y austeridad, el mundo de los concursos literarios no puede permitirse el lujo de permanecer ajeno a la preocupante situación económica. Como apunta Pablo Escudero, ganador del X Certamen Universitario de relato corto Jóvenes Talentos Booket-Ámbito Cultural, “en algunos certámenes se han reducido la cuantía de los premios o se hacen tiradas más modestas, pero en los tiempos en los que estamos ya es encomiable que se mantengan las iniciativas”, y razona que “si se está recortando el sueldo de los médicos y los profesores no sería responsable (sobre todo en instituciones públicas) que no se produjera un cierto recorte en estos premios”. Hortensia Barderas, por su parte, tiene claro que “la crisis ha afectado en el número y dotación de estas iniciativas, pero la generalización del uso de Internet y de las redes sociales ha facilitado la organización y difusión de los mismos”, y opina que una posible solución a la enquistada situación actual sería “ofrecer premios interesantes más que valiosos: publicación de los relatos, cursos, viajes culturales, etc.”.

novela autoeditada mares del surFrancisco Pérez, director editorial de Booket y Austral, reconoce que “con la crisis hemos notado un auge en la participación, tanto por la dotación económica del premio como por la búsqueda de empezar una carrera literaria”. Y es que la actual coyuntura económica aumenta la necesidad de agudizar el ingenio, tanto para los escritores que participan en los concursos como para quienes los organizan. En este sentido, José Rico comenta que “la abundancia de concursos, certámenes y premios que se convocan durante el año, aunque la crisis haya provocado una reducción de los mismos, demuestra que se fomentan estas iniciativas. Otra cosa bien distinta es que los resultados de este fomento sean los deseados”. José Luis Gordillo, periodista, escritor y director de comunicación de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, que organiza el I Premio Nacional de novela autoeditada ‘Mares del Sur’, opina al respecto que “hay certámenes que no cumplen su objetivo y no sirven para nada, ya que no le suponen al escritor ninguna repercusión si su libro no llega al lector”, y hace un llamamiento a aquellos autores que han autoeditado o coeditado sus obras, para que dejen de sentirse avergonzados por ello y muestren sus trabajos al público. Esto es especialmente importante en certámenes como el ‘Mares del Sur’ de novela autoeditada, en el que apuestan por la distribución de la obra en lugar de su edición, aspecto que consideran más relevante a la hora de contribuir al éxito de una obra. Y es que “un premio literario es más que ganar un concurso”, como reconoce Cèlia Pujals, ya que “muchas veces el premio real es la publicación de la obra”. En la opinión de la fundadora de Librooks, “es discutible si los distintos organismos oficiales deberían invertir en estas iniciativas teniendo en cuenta la gran cantidad de concursos literarios que hay en España”, y remarca que “la organización de un concurso literario no requiere de grandes inversiones, sino más bien de un esfuerzo personal, sobre todo del jurado”.

La importancia de los concursos en el mercado editorial

Algunas editoriales aprovechan los ganadores de los concursos para lanzar nuevas obras, sobre todo ahora que puede hacerse en formato digital”. Como resumen José Miguel Esporrín y Clara P. Gómez, los concursos literarios y el mercado editorial están muy estrechamente relacionados, puesto que entre ellos se produce una constante retroalimentación: las editoriales buscan nuevos talentos entre los ganadores de certámenes literarios, y a su vez también convocan sus propios concursos para encontrar los autores que encabezarán las ventas de libros de su sello. Los concursos también fomentan la práctica de la escritura y la ambición entre los autores noveles. Tal y como lo ve Francisco Pérez, “los concursos literarios deben actuar como dinamizadores, ya sea descubriendo jóvenes talentos, o canalizando las inquietudes de multitudes de escritores”. Asimismo, el director editorial de Booket y Austral comenta que los premios literarios son una manera más de llegar hasta las editoriales, al igual que los agentes literarios, la práctica constante o las escuelas de escritura: “muchos escritores utilizan el premio como un método más para que futuros escritores lean sus manuscritos”. Sin embargo, que un original llegue hasta un editor o que un escritor decida autopublicar su libro no es final del camino. Según opina José Gordillo, “la gran mayoría de concursos están demasiado enfocados a la edición, y pienso que deberían apostar más por la comercialización y distribución de la obra. Para premiar de verdad al autor que se lo merece, lo que hay que hacer es que ese libro llegue al lector, que es su destinatario final”.

El perfil de los participantes

concurso ciudad de huescaCada certamen está dirigido a un tipo de participantes, y hay muchos criterios que pueden especificar el perfil de los escritores que concurren a ellos. Pueden estar limitados a gente de una determinada edad, residentes en un territorio definido, que pertenezcan a alguna comunidad en concreto o que cumplan unas características específicas. Estos factores, que concretan el público al que van dirigidos los premios literarios, varían sustancialmente entre cada uno de ellos. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones se da una circunstancia unificadora: “no hay un perfil medio definido”, como reconoce Cèlia Pujals. “Los concursos literarios son una muestra de integración transgeneracional y social”, y es que la escritura no entiende de edad, sexo o profesión. Sólo se necesitan ganas de escribir y una buena idea para empezar a crear. Hortensia Barderas también reconoce que “es difícil establecer un patrón”, y desde la Asociación Cultural Bejopa Huesca concluyen que “es imposible trazar un perfil, ya que hay participantes de todas las edades, profesionales y aficionados”.

Esta indefinición en la figura de los participantes suele producirse en concursos abiertos a la participación de cualquier persona. Sin embargo, en otros certámenes sí que se aprecian ciertas tendencias más claramente, como en el I Premio Palabra sobre Palabra de Relato breve. Sobre él, José Rico advierte que “hay un incremento en la participación de las mujeres, con una edad media de entre 30 y 45 años”. En otros casos, las restricciones pueden ser de tipo comercial, como en los concursos de mayor envergadura y popularidad, en los que se buscan autores con una gran trayectoria previa. O también puede darse el caso contrario, y que sean sólo escritores noveles o autopublicados los que puedan participar en el certamen, como en el I Premio Nacional de Novela autoeditada ‘Mares del Sur’. Como explica José Luis Gordillo, ellos buscan “un autor desconocido, para así descubrir nuevos talentos y apostar por ellos para poder acercarlos al público”. En el caso del Certamen Universitario de Relato Corto Jóvenes Talentos Booket-Austral, la restricción es más obvia: todos sus participantes deben ser estudiantes universitarios. Sin embargo, las actuales dificultades en el mercado de trabajo han hecho que el perfil de sus participantes cambie de una mayoría de estudiantes de grado a un porcentaje más alto de estudiantes de posgrado: “hemos pasado de los 18 o 20 años que solían tener, hasta los 27 o 28 de ahora”, explica Francisco Pérez.

Los concursos como estímulo creativo para el autor

Premios del tren antonio machadoPara alcanzar la ansiada difusión de su obra, proceso que puede resultar mucho más difícil y complejo la propia creación de la misma, los autores pueden escoger diversos caminos para lograrlo: la autoedición, la apuesta por las editoriales independientes, intentarlo con las editoriales más importantes, o buscarle salida a sus obras a través de los certámenes literarios. Estos suponen un estímulo para la faceta creativa de los escritores, pues “el sólo hecho de que haya un concurso, independientemente del premio, les hace esforzarse en acabar una obra, y muchas veces en intentar escribir otras nuevas”, como comenta Cèlia Pujals. Según Juan Altares, los certámenes literarios “estimulan sobre todo las posibles salidas a su producción, porque la gente escribe mucho y se publica muchísimo, pero a veces cuesta encontrar una salida para esa producción”.

Precisamente por eso los concursos literarios son un importante recurso para salvar ese escollo; porque ofrecen esa posible vía para la publicación de nuevas obras. José Luis Gordillo, sin embargo, no opina igual. En su opinión, “los concursos literarios necesitan una renovación” porque, según él, “están muy anquilosados en su estructura y su dinámica; y ya no se valora la novedad y la originalidad, sino el prestigio y las posibles ventas de esa obra”. A pesar de ello, miles de escritores presentan sus obras cada año a certámenes literarios con la esperanza de obtener una victoria en alguno de ellos. De esta forma, muchos escritores ven cómo sus textos se multiplican y cómo aumenta su producción para poder abarcarlos todos. “Dan un objetivo al que escribe, una meta que le obliga a trabajar y a ponerse con ello”, como apunta Hortensia Barderas. Los concursos, además, apoyan la creatividad de los escritores y fomentan su trabajo, colaborando con el incremento de la producción artística global ya que, como añaden José Miguel Esporrín y Paula P. Gómez, también  “son una forma de animar a la gente a escribir y a esforzarse”.

____________________________________________________________________________________________________

– Para ampliar la información de este reportaje, puedes leer los siguientes despieces:

The following two tabs change content below.
avatar
Editor y administrador de la Revista Nuevas Letras, estudió Periodismo y trabajó en la Unidad de Documentación, Archivo y Registro de la UMH. Viajero apasionado, lector crítico, y amante del periodismo, el diseño y la comunicación.
Publicado en: INICIATIVAS, INTERNET, REPORTAJES

3 Comentarios en "Concursos literarios: una puerta de acceso al mundo editorial (2ª parte)"

Trackback | Comments RSS Feed

  1. avatar CECILIA dice:

    Quisiera saber adonde me tengo que anotar.Tengo dos libros escritos y finalizados y otro casi por la mitad.Gracias.

    • Hola Cecilia,

      Si tu objetivo es publicar esos libros el paso más directo es contactar con un agente o enviarlos directamente a editoriales si ya tienes los manuscritos listos. Por otro lado, si buscas presentarlos a certámenes literarios con los que puedas obtener su publicación y un siempre reconfortante premio en metálico, cada día se celebran concursos de habla hispana en los que participar. Aquí te dejo el enlace de escritores.org, que tienen una sección donde se recogen muchas de las convocatorias que salen cada día. Ánimo con ello y mucha suerte:

      https://www.escritores.org/recursos-para-escritores/concursos-literarios

Deja un comentario