Concursos literarios: una puerta de acceso al mundo editorial (1ª parte)

tallerdelibros

Imagen: tallerdelibros.com

La historia de la literatura ha sido, desde sus inicios en China y Egipto, y con el surgimiento de las poesías y antiguas crónicas de Homero y Heródoto, un fiel reflejo de la historia de la humanidad y sus creencias. Desde los primeros autores conocidos, el afán por narrar las vivencias de su época o por escribir fantásticas poesías que deslumbraran a sus contemporáneos, ha tenido también una vocación de perdurar en el tiempo y de otorgar a sus creadores un merecido reconocimiento. Estos anhelos son, aún en la actualidad, el principal motivo que mueve a muchos autores a participar en concursos literarios, donde los escritores actuales buscan ese mismo reconocimiento que siglos atrás obtuvo un poeta ciego al que hoy se recuerda por la autoría de la Ilíada y la Odisea.

Son muchos los grandes escritores de hoy en día que lograron que su carrera profesional en el mundo de las letras despegara tras ganar un certamen literario. Tal y como explican José Miguel Esporrín y Paula P. Gómez, directores de la Asociación Cultural Bejopa Huesca, organizadores y fundadores del Concurso de Relatos Cortos Ciudad de Huesca, “muchos escritores comienzan participando en pequeños concursos y se van animando cada vez más a presentar sus obras y escritos, de manera que los concursos literarios pueden ser muchas veces ese ‘empujoncito’ que se necesita”. Con esta finalidad, la de dar ese espaldarazo promocional y anímico que supone un premio para un autor, se convocan cada año cientos de certámenes literarios en España, y varios miles en lengua castellana incluyendo los organizados en América Latina.

El mundo de los certámenes literarios va mucho más allá de los archiconocidos premios Planeta, Nobel de Literatura, Cervantes, Nadal, el Príncipe de Asturias de las Letras, el Nacional de las Letras Españolas o los Premios de la Crítica. Estos galardones son la misma cúspide de la carrera editorial de un autor (no necesariamente la profesional), pues convierten las obras vencedoras en bestsellers y encumbran a sus ganadores al Olimpo de la literatura, acercándolos a los Ernest Hemingway, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, José Saramago, Mario Vargas Llosa, Jorge Luis Borges, Maruja Torres, Miguel Delibes, Lucía Etxebarria, Eduardo Mendoza, Carmen Posadas, o Juan José Millás. Sin embargo, tras esta constelación de estrellas, el mundo de los certámenes literarios se extiende por muy diversos ámbitos y niveles, haciendo que el universo editorial sea más accesible a aquellos que quieran adentrarse en él para explorarlo y hacerse un hueco entre los grandes nombres.

librooksAdministraciones públicas, educativas, editoriales, asociaciones o empresas privadas son los principales promotores de los concursos literarios, tanto de los de mayor renombre como de los más modestos. Respecto a la diferencia entre ellos, Cèlia Pujals, socia fundadora de la editorial Librooks y organizadora del Premio Primum Fictum Librooks 2013, aclara que “los concursos de mayor prestigio, o los de mayor dotación económica, atraen a escritores más consolidados, por lo que no siempre aportan nuevos autores al mercado editorial. Los concursos de pequeño formato como el nuestro, en cambio, buscan precisamente eso: atraer el talento de escritores noveles y ofrecerles una plataforma para la publicación y difusión de su obra”. Así pues, existe todo un abanico de premios de distintas categorías y géneros, con diferentes premios y difusiones, y orientados a públicos diversos. Sin embargo, hay una cosa que todos tienen en común, y es el objetivo de unir a escritores y lectores. “Los concursos deberían estar concebidos para descubrir talentos, jóvenes o no tan jóvenes, pero que sirvieran para descubrir obras y acercarlas al público”, como explica Francisco Pérez, director editorial de Booket y Austral y organizador del X Certamen Universitario de Relato Corto Jóvenes Talentos de Booket-Ámbito Cultural. En su caso, llevan diez años “acercando los libros a los universitarios, y también despertando la voluntad creativa de los estudiantes” a través del certamen, como comenta Pérez.

pluma + tinteroLa gran mayoría de los escritores, entendiendo como tales a aquellas personas que sienten pasión por la creación literaria y que practican la escritura como método de expresión personal y artística, crean sus textos con la intención y el objetivo de poder mostrarlos al mundo. Y es que los textos literarios redactados por un escritor o un aspirante a serlo cuentan, por norma general, con una vocación pública y social adscrita a su propia concepción: se escribe para ser leído. Como apunta José Rico, fundador y administrador del Club de escritores Palabra sobre Palabra y organizador del I Premio Palabra sobre Palabra de Relato Breve, “todo el mundo, de una manera u otra, escribe para ser leído, para ser reconocido; en este sentido los concursos y premios literarios ‘provocan’ una necesidad de mejora en los autores”. Recibir un premio es siempre un gran estímulo para cualquier escritor y, “aunque una carrera literaria no va a basarse en ganar concursos literarios, éstos pueden actuar como hitos importantes durante el desarrollo del autor”, como apunta Cèlia Pujals.

Microrrelatos caserosPero, ¿cómo pueden los concursos afectar a los escritores durante su formación, su evolución y el desarrollo de su carrera literaria? ¿Cuánto puede ayudarles haber ganado un premio literario? Frente a la primera cuestión, las opiniones son variadas, pero Juan Altares, gerente del área de Cultura y Comunicación externa de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, que organiza los Premios del Tren 2013 ‘Antonio Machado’ de poesía y cuento, tiene claro que “el hecho de que un autor resulte seleccionado o premiado le puede ayudar mucho por la distribución de la obra, y también en el ámbito económico”. Hortensia Barderas, Directora de la Biblioteca Pública ‘La Chata’, una de las Bibliotecas Públicas Municipales del Ayuntamiento de Madrid, y organizadora del Concurso de escritura ‘Microrrelatos caseros’ señala, además, la dificultad que se encuentran los autores para editar de manera tradicional y lograr darse a conocer. Por ello, opina que “los concursos son una manera de mantenerse en el circuito de los escritores y una posibilidad de ser conocidos”, y los considera “un trampolín en dos sentidos: por un lado animan a los participantes a seguir escribiendo y, por otro, da a conocer a los ganadores y les otorga la oportunidad de ser leídos”, por lo que queda claro que los certámenes literarios suponen una gran ayuda para un escritor en varios sentidos, pero no pueden suponer el pilar central de su desarrollo como escritor.

jovenes talentos booketSin embargo, un premio o un accésit en un concurso importante puede llegar a abrir muchas puertas a un escritor, ya que un currículum en el que figuren varios triunfos en certámenes literarios “es siempre una buena carta de presentación para un editor”, como afirma Francisco Pérez, quien reconoce también que a un escritor esto “le ayuda mucho, porque ha tenido ya una exposición mediática que no ha tenido el resto”. Hortensia Barderas va más allá, y explica que un premio “es una parte más del currículum y, si no decisivo, sí es un factor importante, pues indica a quien debe tomar la decisión que su opinión viene refrendada por otras opiniones positivas sobre ese autor”. Con sus comentarios, los organizadores de concursos dejan claro que un premio en un certamen literario puede ejercer una gran influencia a la hora de que una editorial se fije en el trabajo de un determinado autor, pero también tienen que valorar la importancia de cada concurso. “Si te llega un trabajo con un premio, siempre miras a ver qué premio es y quién ha formado parte del jurado”, comenta Francisco Pérez. José Rico, además, apunta que “son los ‘grandes premios’ los que ayudan”, y reconoce que “cualquier editorial se fija más, a la hora de seleccionar una obra para su publicación, en los premios de gran resonancia conseguidos por el autor que en aquellos más modestos”.

The following two tabs change content below.
avatar
Editor y administrador de la Revista Nuevas Letras, estudió Periodismo y trabajó en la Unidad de Documentación, Archivo y Registro de la UMH. Viajero apasionado, lector crítico, y amante del periodismo, el diseño y la comunicación.
Publicado en: INICIATIVAS, INTERNET, REPORTAJES

1 Comentario en "Concursos literarios: una puerta de acceso al mundo editorial (1ª parte)"

Trackback | Comments RSS Feed

Inbound Links

  1. Concursos literarios: una puerta de acceso al mundo editorial (1ª parte) » el blog de PsP | 26 junio, 2013

Deja un comentario