Editoriales independientes: apostando por la literatura en la sombra

mediavueltadigital

Fotografía: Media vuelta digital

Más allá de las grandes superficies, de las mesas centrales de las librerías inmensas, de los medios de comunicación tradicionales y de la masiva publicidad promocional que se encuentra por todas partes, están ellas, como una luz al final del túnel. Una luz que alumbra literatura a menudo desconocida, pero no por ello menos importante. Una gema en bruto. Ellas, las editoriales independientes, se encargan de pulirla para, después, ofrecerla con mimo y atención al lector.

edcandaya_1362852427_600Las editoriales independientes son las encargadas de ofrecerle al público ese “algo” que tantas veces no encuentra en los últimos libros del momento, esos que copan noticias y escaparates, que reciben cientos de críticas y que aparecen anunciados como “la novela del año”, “el libro que impresionó a nosequién” o la “historia que conmocionó a nosecuántos”. Tienen, por tanto, la importante misión de encontrar lo original, lo nuevo o lo olvidado, aquello que impresione y quede grabado en el lector. Diferentes entre sí, con un sello distintivo y un público concreto cada una, todas comparten sin embargo el mismo espíritu alternativo y crítico que nunca se conforma y siempre busca superarse. “Se suele decir que las editoriales independientes tienen en común tres grandes características: su vocación cultural, el descubrimiento de nuevos autores y la edición de un catálogo de calidad”, resume Olga Martínez, codirectora de Editorial Candaya.

logo Araña editorial 15x15 (sin nombre)¿Pero qué es lo que realmente diferencia a una editorial independiente de una generalista? En primer lugar, esa autogestión económica, que ofrece la posibilidad de publicar solamente aquello que realmente quieran. Así, cada una tiene libertad para escoger qué obras formarán parte de su catálogo, sin presiones externas de ningún tipo. “Editar es un camino arduo, tanto para los autores como para los editores. El mercado a veces marca unas pautas demasiado mercantilistas, que impiden valorar y comercializar lo verdaderamente valioso. Somos muy jóvenes como editores, pero muy valientes”, declara Julia de la Rúa, escritora y directora de Araña Editorial. Por ello, y pese a que a menudo la plantilla no supera los cinco o seis miembros, estas editoriales llevan a cabo un trabajo serio, riguroso y bien cuidado porque, al fin y al cabo, el hecho de publicar cantidades menores de libros hace necesario que los elegidos sean buenos, interesantes y sorprendentes, pues la selección de su catálogo determina en gran medida la visión que tiene el público sobre ellas. ediciones carenaDe hecho, y gracias a esta cuidada selección, las editoriales independientes cuentan con unos lectores muy comprometidos, que empatizan con sus ideas y ven reflejados en ellas sus propios gustos e inquietudes, y que generalmente siguen fielmente la mayoría de publicaciones del sello. De la misma manera, el editor independiente, con sus obras escogidas, trabaja para encontrar a ese público cuya sensibilidad pueda verse reflejada en su editorial, que busque contenidos más allá de las grandes tiradas comerciales. Un público inteligente, abierto y reflexivo, dispuesto ir más allá de las historias repetitivas que a menudo inundan el mercado. Según José Membrive, responsable de Ediciones Carena, su lema es “la otra manera de leer la vida”,  apostando por una literatura de compromiso con el arte y con la sociedad.

alpha decayComo encargados de retratar la diversidad literaria que nos rodea, las editoriales independientes no sólo se ocupan de demostrar que hay géneros leídos y demandados más allá de la novela, como pueden ser el ensayo o la poesía, sino que además también constituyen la primera oportunidad para muchos autores que están empezando a zambullirse en las bravas aguas del mundo de las letras. “El autor novel que nos interesa es aquel que plantea cuestiones nuevas y que nos sorprende de verdad”, comenta Ana S. Pareja, editora en Alpha Decay, una de las editoriales que más está apostando actualmente por el surgimiento de nuevas voces en la literatura. “Creo que en estos tiempos, con la gran diversidad de editoriales independientes y sellos que se encuentran, existen muchas más posibilidades para publicar que hace una década. Los autores jóvenes están de moda y las editoriales ya no tienen tantos reparos para apostar por escritores noveles”, argumenta Pareja respecto a las facilidades que tiene un escritor novel para intentar salir adelante a día de hoy.

gallo neroEl descubrimiento de nuevos autores, precisamente, en ocasiones ha llevado al propio surgimiento de la editorial. “Cuando tuvimos la suerte de conocer al novelista venezolano Ednodio Quintero y al poeta paraguayo Elvio Romero, no podíamos entender que estos dos escritores excepcionales nunca hubieran sido publicados en España, y decidimos que podía estar en nuestras manos remediarlo”, cuenta Olga Martínez, codirectora de Editorial Candaya, “pensamos que había que subsanar esta carencia y este vacío en nuestra cultura, y que intentarlo podía ser una aventura apasionante”. En la misma línea, la directora de Araña Editoral, Julia de la Rúa, cree que “escritores jóvenes con gran talento son ignorados, ya que cuesta mucho más su promoción. Sin embargo, pensamos que poseen una rebeldía en su literatura que hace renacer  a la sociedad de forma muy valiosa y necesaria”. Por su parte, Donatella Ianuzzi, de Editorial Gallo Nero, opina que actualmente las editoriales apuestan menos por los nuevos escritores debido a la crisis: “estamos todos un poco retraídos porque, al fin y al cabo, nosotros somos nuestros propios directores de cuentas”. Y es que es importante no idealizar la labor de estas editoriales ya que, pese a ser vitales para garantizar la pluralidad de voces existentes, siguen siendo una empresa que debe lograr mantenerse a flote para poder continuar con su trabajo. “Hace falta mucho tiempo para que la gente confíe en el sello, y a raíz de eso compre el libro. Construir el sello es lo más importante, una vez lo has conseguido, puedes arriesgar más”, reflexiona Ianuzzi.

GQ mexicoHumanizando el sector

Las editoriales independientes se caracterizan por ser muy selectivas con aquellas obras que publican, ya que el conjunto de su catálogo conforma su personalidad. Por eso, publican lo que les gusta, arriesgan por aquello que consideran que merece la pena conocer y, precisamente, ese punto juega a su favor, ya que centrarse en menos escritores posibilita el contacto directo y continuo tanto con sus autores como con las obras que publican. “Nadie me dice sobre qué tengo que escribir ni me imponen una censura; todo lo contrario”, comenta Gonzalo Martín, uno de los escritores que ha publicado sus obras con Araña Editorial, “el autor se siente reconocido e integrado. En una editorial tradicional todo es más frío, no hay esa sensación de cercanía”. Membrive, de Ediciones Carena, resume esa relación entre escritor y editor de forma muy simple: “la editorial es la suma de los autores”. Pero esta dedicación no es sólo humana, sino también laboral, puesto que todas las editoriales invierten mucho tiempo en los detalles que formarán parte de cada una de sus obras, desde el contenido a la maquetación. Martínez, de Editorial Candaya, confiesa que “la edición se convierte en un proyecto mucho más personal, cada libro es una aventura de vida que compartes muy estrechamente con los autores”. Pero el feedback es multidireccional, ya que “es muy importante el contacto con los lectores, con las bibliotecas, con las librerías y con los centros educativos”. De este modo, Martínez considera que la cercanía es vital, “y no sólo en las grandes ciudades”, afirma haciendo hincapié en la importancia de esa “vocación periférica”. Con esta actitud plural, responsable y comprometida, las editoriales independientes han contribuido a esa humanización del sector tan necesaria hoy en día. Según Ianuzzi, de Ediciones Gallo Nero, en la actualidad “se identifica mucho la editorial con el editor, y el lector simpatiza mucho con eso, porque les ofrecemos detalles que las grandes no tienen por falta de tiempo”. Pareja, de la Editorial Alpha Decay, no duda sobre este acercamiento editorial: “los editores independientes lo han hecho bien en los últimos años y creo que se han ganado el aprecio y la confianza de lectores y libreros”.

Redes sociales: las herramientas más útiles para la promoción

La promoción, en el lanzamiento de cualquier obra literaria, es sin duda otro punto clave en el proceso de la edición y, en este sentido, las redes sociales juegan un papel indispensable. “Facebook y Twitter son herramientas esenciales para un editor del siglo XXI. En Facebook cabe todo, las grandes noticias y también las pequeñas curiosidades, y permite que las opiniones de los lectores lleguen con rapidez a la editorial y al autor”, afirma Olga Martínez, además “vence el maleficio del espacio, fundamental en una editorial como la nuestra, que piensa que la patria literaria es la lengua”. Donatella Ianuzzi está de acuerdo con que “Facebook y Twitter son elementos clave para el lanzamiento de novedades y cubiertas”. Por eso, desde Editorial Gallo Nero procuran prestarles atención ya que “hemos visto que, más que reseñas de medios o la pura promoción, funciona más el trato personal, enseñar quién hay detrás de la editorial e involucrar la opinión de los seguidores”, cuenta Ianuzzi. Esta promoción, que a menudo es llevada a cabo por los propios miembros de la editorial, parece no ser un problema de tiempo. Ana S. Pareja, editora en Alpha Decay dice que, por el contrario, les divierte mucho hacerlo. Julia de la Rúa afirma que, desde Araña Editorial, “luchan por llevar la información a la calle”, ya que eso “es lo que más nos va a acercar al gran público”. Con esta actitud, las editoriales independientes, junto con el apoyo de los propios escritores, y pese a poseer menos recursos para la promoción que las grandes, se esfuerzan en que su trabajo llegue a cuanta más gente sea posible y, de hecho, parece ser que en su empeño lo consiguen puesto que, según nos cuenta Ianuzzi, “cada vez hay más presencia y aceptación a nivel de lectores, público y prensa. Ya no somos ‘esas desconocidas’. Las pequeñas editoriales damos mucho la cara y hacemos más ruido en las redes sociales que las grandes”.

____________________________________________________________________________________________________

– Para ampliar la información de este reportaje, puedes leer los siguientes despieces:

The following two tabs change content below.
avatar
Editora y administradora de la Revista Nuevas Letras, diplomada en Redacción y Estilo, estudiante de Corrección Profesional en Cálamo&Cran, estudió Periodismo y trabajó en la Biblioteca de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Viajera aficionada, amante de la literatura, escritora vocacional y librera en potencia.
Publicado en: EDITORIALES, LIBROS, REPORTAJES

5 Comentarios en "Editoriales independientes: apostando por la literatura en la sombra"

Trackback | Comments RSS Feed

Inbound Links

  1. Concursos literarios: una puerta de acceso al mundo editorial (2ª parte) » el blog de PsP | 26 junio, 2013
  2. Concursos literarios: una puerta de acceso al mundo editorial (2ª parte) | Nuevas Letras | 5 julio, 2013
  3. ¿El fin de la originalidad en las portadas? : Revista Nuevas Letras | 2 septiembre, 2013
  1. avatar Nely García dice:

    http://nelygarcia.wordpress.com Todo creador novel se lanza al océano de la competencia, con el ardor que supone estar convencido de lo que quiere. La lucha puede ser feroz, pero creo que es mucho peor la resignación. Imagino que para las editoriales independientes será similar, aunque con matices.

  2. Sin una estrategia de marketing en redes sociales a los autores independientes se les va a hacer muy complicado llegar a una cantidad de lectores interesantes.

    A menos de que el autor independiente sea ya reconocido y tenga un grupo de fans o lectores esperando una nueva obra deberán comenzar a pensar un poco también como empresarios.

    Nicolás

Deja un comentario