BookCrossing: el fenómeno de la biblioteca global

bookcrossing“Read, register and release”: lee, regístralo y libéralo, esas son las 3 erres de BookCrossing, la red que desde 2001 está convirtiendo las calles en una biblioteca global.

Encontrar una moneda, por irrisorio que sea su valor, siempre se ha considerado una señal de buena suerte. Pero, ¿y si en vez de una moneda lo que encontrásemos fuese un libro? ¿Y si en lugar de ir nosotros a la biblioteca fuera la biblioteca la que viniese a nosotros? Y aún más allá, ¿y si el mundo entero fuese una gran biblioteca?

“Libros libres” es una de las principales máximas que defiende el BookCrossing, una gran comunidad de lectura que apuesta por los conocimientos compartidos y por el intercambio cultural, sin importar el tiempo ni el espacio que pueda existir entre sus miles de usuarios.

Pero, ¿en qué consiste exactamente esta iniciativa? El BookCrossing hace referencia al acto de liberar un libro una vez se haya leído, otorgándole así una nueva vida. Con este movimiento se acaban los libros polvorientos y olvidados en las estanterías. Y es que un libro está para leerlo, y cuantas más personas puedan beneficiarse de él, más tiempo de vida tendrá esa obra.

Los creadores de esta iniciativa, Ron Hornbaker y su mujer Kaori, la definen como “un grupo de lectura que no conoce límites geográficos”. El proyecto, cuyo germen surgió en marzo de 2001 mientras el matrimonio estadounidense admiraba la idea del intercambio y seguimiento de cámaras fotográficas en una página Web, no tardó mucho en ver la luz. Tras el apoyo de los socios de Ron en su empresa de desarrollo Web y varias semanas de trabajo sin descanso, en abril de ese mismo año salía a la luz www.bookcrossing.com como un proyecto ilusionante y ambicioso.

señal bookcrossingDel escaso centenar de usuarios y libros con los que se inició el proyecto, estos once años han servido para convertir la idea inicial en un club de libros global con más de un millón y medio de usuarios en la actualidad (39.000 de ellos en España), y nueve millones y medio de libros en 132 países de todo el mundo. Estos bookcrossers (así se llaman los usuarios internacionales de BookCrossing) se han apuntado a una idea que, además de permitir la liberación de libros usados y hacerlos viajar alrededor del globo gracias a sus nuevos lectores, ha generado una compleja comunidad en la cual se puede encontrar todo tipo de información sobre sus protagonistas; los libros. Opiniones, reseñas, recomendaciones o dedicatorias son algunos de los extras que los bookcrossers añaden a esta peculiar iniciativa.

En el apartado individual, los usuarios de BookCrossing tienen la opción de seguir cada libro que han sumado a la comunidad en su periplo internacional gracias al BCID (Número de Identificación de BookCrossing). De esta manera, la nostalgia de un usuario por la lejanía de sus libros más valorados puede contrarrestarse conociendo su paradero en cada momento. Y es que la creciente cantidad de puntos oficiales de BookCrossing existentes en todo el mundo está conformando una inmensa red que abarca casi todo el planeta. Sin embargo, esta biblioteca libre se extiende más allá de los lugares preestablecidos, conocidos como Official BookCrossing Zone. De hecho, cafeterías, hostales, autobuses, parques o edificios públicos son algunos de los dispares lugares donde también se practica el libre intercambio de libros.

Esta iniciativa, que ya ha logrado consolidarse como una biblioteca universal y ha reunido a una amplia comunidad de apasionados de la lectura, ha extendido su influencia por los cinco continentes. Sin embargo, la gran mayoría de sus usuarios y libros liberados se concentran en Estados Unidos, lugar en el que se inició todo. De hecho, el 29% de las liberaciones de libros se produce en EE.UU. En Europa, Alemania y Reino Unido son los dos países donde más se practica el BookCrossing, con un 16% y un 13% del total del volumen de intercambios. En España, el intercambio de libros es aún una tendencia en crecimiento que sólo supone el 1% del volumen total de liberaciones en todo el mundo.

bookcrossingSin embargo, y a pesar de que España no figure entre los países con más tradición respecto al BookCrossing, la iniciativa ha calado hondo en muchos lectores que han participado activamente en la rápida expansión por toda la geografía de una vasta red de puntos de liberación e intercambio de libros. Aunque no se conoce con certeza el número exacto, la realidad es que éste aumenta cada mes, implicando cada vez a más y más lectores, así como instituciones públicas (entre las que destacan varios ayuntamientos o el Instituto de la Juventud) y privadas (como algunas empresas y varias editoriales).

En la Comunidad Valenciana, sin ir más lejos, hay cerca de veinte puntos oficiales de BookCrossing. Sin embargo, este número varía constantemente con la implantación de nuevos puntos de intercambio, el establecimiento de otros no oficiales, o el desarrollo de campañas temporales para fomento de la iniciativa, como las que desarrollaran desde el MACA de Alicante o la sección de Cultura del diario El País para celebrar la Fiesta del Día del Libro 2012.

La realidad, a día de hoy, es que existe un abismo entre la abundante cantidad de libros personales y la aún escasa cantidad de libros ‘libres’ que existen (y que además se ve mermada en un 20-25% por los libros ‘atrapados’ que no vuelven a circular tras ser leídos por algún usuario). Con la esperanza de reducir esta diferencia, cada día aumentan los puntos de intercambio dedicados al BookCrossing. En la provincia de Alicante, por ejemplo, ya existen puntos de liberación en las principales localidades de la región, de manera que los habitantes de Torrevieja, Alcoy o Elche bookcrossing-bancoya forman parte, junto con los alicantinos, de esta biblioteca universal. Y, pese a que en España aún queda un largo camino por recorrer respecto a otros países europeos donde el BookCrossing está más implantado, conviene estar atento cuando salgamos a la calle. Nunca se sabe en qué rincón puede estar esperando un libro viajero.

____________________________________________________________________________________________________

Para ampliar la información de este reportaje, puedes leer los siguientes despieces:

The following two tabs change content below.
avatar
Editora y administradora de la Revista Nuevas Letras, diplomada en Redacción y Estilo, estudiante de Corrección Profesional en Cálamo&Cran, estudió Periodismo y trabajó en la Biblioteca de la Universidad Miguel Hernández de Elche. Viajera aficionada, amante de la literatura, escritora vocacional y librera en potencia.
Publicado en: INICIATIVAS, LIBROS, REPORTAJES

Deja un comentario